Nada normal (2002)

El hombre que se hizo de oro

Pilar Cabezón

Desde muy pequeño se le vio listo y ambicioso. Andaba siempre vigilando los movimientos que su abuelo hacía en el mercado bursátil y era asombrosa la facilidad con la que manejaba el dinero.

Con dieciséis años los de su clase le nombraron tesorero de los fondos recogidos para el viaje de fin de curso. Viendo que no conseguían el dinero suficiente entró en un banco, compró un paquete de acciones de una compañía en quiebra, y a la semana su inversión se había multiplicado por nueve. Los profesores decían siempre lo mismo de él: si sigue así, este chico llegará muy alto.

Se casó con la primogénita de la familia más adinerada de la ciudad. Una mujer atractiva y sensual, cuya tendencia al juego era de todos conocida. El otro día me pareció verle en el parque del Retiro. Subido a un pódium. Muy quieto, como sin vida. Estaba pintado, en cuerpo y alma, de dorado. A sus pies, tenía una manta llena de monedas.


Haz clic aquí para imprimir este relato

Ir al siguiente cuento

Volver al índice del libro