Nada normal (2002)

Seno de x partido por x

José San Leandro Ros

La gota cayó desde la jeringuilla sobre el vaso de leche. Era una gota pequeña y bajó apenas un centímetro. Así empezó el movimiento en el vaso: la gota penetró en la leche desplazándola, hasta que quedó frenada y fue empujada hacia arriba. La masa de la gota comenzó un movimiento oscilatorio vertical que se propagó a lo largo y ancho de la superficie del líquido.

El hombre que había dejado caer la gota observaba el fenómeno ensimismado, con los ojos maravillados.

—Seno de x partido por x —sentenció.

La mujer que tenía a su lado movió la cabeza lentamente hacia él, sorprendida. Tenía el pelo sucio y enredado y cuando abrió la boca para hablar se le vieron las faltas en la dentadura. Pero no dijo nada.

—Esta sí es una función elegante —dijo lentamente, trabándosele un poco la lengua—. Es senoidal, con sus altos turgentes, pero es más humana que la senoidal pura, los senos no continúan siempre con la misma amplitud. Aquí van perdiendo altura conforme se alejan del punto inicial... Como las curvas de una mujer echada y recostada sobre su brazo —acabó diciendo con un suspiro.

La mujer esbozó una mueca como de no entender nada y dijo:

—Déjame la goma.

El hombre pareció no comprender a la primera. Al poco sus ojos se volvieron hasta ella y se apagaron. Se quitó la goma del brazo y se la dio.

Haz clic aquí para imprimir este relato

Ir al siguiente cuento

Volver al índice del libro